EL CONDE LUCANOR: «RELATO 10»